Búsqueda

miércoles, 8 de marzo de 2017

Saturación de Mentiras y Cinismo


No hay lugar para el cinismo, afirma el presidente Marioneta. Su relato está construido sobre mentiras mientras dice que el acuerdo entre los argentinos está basado en decirnos la verdad. Globos, alegría impostada, libros de autoayuda, compostura zen, se desinflarán cuando la realidad demuela el espacio del cinismo. No hay espacio para el cinismo se afirma, mientras se lo ejercita con entusiasmo.



Se podría adaptar la famosa carta de Rodolfo Walsh a la Junta Militar, al contexto democrático actual en el que desenvuelve su accionar el primer gobierno de derecha que ganó legítimamente en las urnas: "Lo que ustedes llaman aciertos son errores, los que reconocen como errores son destrucciones planificadas y lo que omiten son calamidades". El plan refundador de la Argentina se basa en una retahíla de mentiras envueltas en un cinismo superlativo. El relato está neoliberal está construido sobre mentiras mientras se dice que el acuerdo entre los argentinos está basado en decirnos la verdad, y constatamos diariamente que hay un enorme espacio para el cinismo y baja desde la Presidencia de la Nación.


Para ejemplificar lo dicho, recordamos al Rogelio de Corporación Cambiemos en campaña...

Si las empresas cierran a un ritmo que supera al del 2001 y por eso decir que se acabó la recesión es un gesto de cinismo, mientras elogia a las Pymes como factor fundamental de la economía y simultáneamente planifica su funeral. Si para bajar la pobreza hay que arrasar con los pobres, si para combatir la inflación primero se la sube, si se sostiene que la Argentina se puso de pie se encubre que está con la economía parada y arrodillada ante las finanzas internacionales mendigando la lluvia de inversiones. cuando se levanta la bandera de la unión de los argentinos y se embiste contra la oposición, lo que se construye es un espacio donde el cinismo brilla con un gigantesco esplendor.
Se asume verbalmente el papel fundamental de la ciencia y la tecnología mientras en la práctica se disminuye en términos reales su presupuesto reduciendo las investigaciones y el número de científicos. Se enarbola la educación como bandera fundamental y al mismo tiempo se verdugea a los docentes, se los apalea en las proximidades del Congreso, se desactiva el plan Fines, se desprotege a los alumnos que en un año recibieron menos de las sexta parte de las computadoras. Mientras se publicita la lucha contra el narcotráfico, simultáneamente, en un lugar vital de esa batalla, se pone al frente de la Unidad de Investigación Financiera a defensores del lavado. Condolerse por los femicidios y recortar en sesenta y siete millones el presupuesto del Consejo Nacional de las Mujeres y el Plan Nacional de Acción contra la Violencia (y luego ante el escándalo retroceder y pedir disculpas), es pavimentar el espacio del cinismo.

Se revolean cifras inverificables y se delinea un país inexistente. Este es un gobierno que reivindica la reparación histórica de los jubilados, aunque en muchos casos significa una verdadera abdicación de derechos a los que hipócritamente denomina "nuestros queridos abuelos". Mencionar a las industrias en el discurso presidencial; donde se omite a los trabajadores, los despidos, la flexibilización laboral y los industriales acorralados por la apertura indiscriminada. Una Argentina donde el nacionalismo está proscripto, la Patria Grande desterrada y la diplomacia dispuesta a canjear soberanía por un puesto de la Canciller en Naciones Unidas.

El Felino presidente levanta la transparencia y la honestidad, cuando su historia está mucho más cerca de un prontuario que de un curriculum. El hombre que en cada necesidad ve un negocio, ha convencido a un sector importante de la ciudadanía que un hombre rico no necesita robar. Su pasado lo condena y en sus 15 meses en la presidencia tiene más de cincuenta funcionarios denunciados.
No hay lugar para el cinismo afirma el presidente. Dice que le preocupa el largo plazo y por eso dijo que "el populismo regala el presente para robarnos el futuro". El neoliberalismo, como la mayoría de las religiones, ofrece un presente y un futuro de sacrificios crecientes para poder gozar del bienestar después de la muerte, en la otra vida.
Globos, alegría impostada, libros de autoayuda, se desinflarán cuando la realidad demuela el espacio del cinismo. "Sangre, sudor y lágrimas" es el título del informe anual que publicó a fines de septiembre la consultora CCR Cuore, uno de los laboratorios desde donde las grandes marcas pulsan el humor social. Ahí consta que las ventas de alimentos, bebidas, artículos de limpieza y productos de tocador se contrajeron un 3,5 por ciento en los primeros ocho meses del año, una enormidad para una canasta de bienes cuyos compradores solo recortan si los obligan. No había registros de semejantes caídas desde 2002.
Tiempos de un gobierno sin sensibilidad, un gobierno de ricos para ricos donde se beneficia solo una clase social en desmedro de lo más desposeídos. Esta plutocracia impiadosa, protege a rajatabla y sin escrúpulos sus intereses. La corrupción reina descaradamente ante la cobertura de los medios afines. Explicaciones insólitas, risibles y/o indignantes. Obscenamente se manejan enormes cifras de dinero cuando el pueblo profundo está sumido en la pobreza y en la desesperanza.

El macrismo operó durante todo su primer año bajo la consigna de que en su debilidad residía su fuerza; con la extorsión implícita de tener al imaginario del "golpismo" en la punta de la lengua para descalificar cualquier oposición. Esto pudo ser resumido en la expresión "dejen gobernar", aparecida a poco de iniciarse el gobierno. La caída de la imagen Pro es la resultante de una aritmética decepcionante: esfuerzos de la clase media y y más de los sectores populares sin resultados palpables, solicitud de mayores sacrificios sociales y ningún horizonte de reactivación que no sean apelaciones al voluntarismo.
Corporación Cambiemos a no podrá hacerse fuerte desde la debilidad, desde ser no-peronistas y nóveles: el paro docente y la gran marcha gremial son posibles ahora no sólo por la legitimidad de sus reclamos sino porque existe ya un colchón social de demandas de gestión insatisfechas, y que no pueden además atribuírse a la pesada herencia sin que parezca una ridícula tomadura de pelo.


Párrafo aparte para lo ocurrido en la marcha de ayer, con las bases sindicales exigiéndole a la cúpula poner fecha para un paro general: fueron las demandas que el macrismo generó con su política de redistribución regresiva (y el sindicalismo no reclamó) lo que habilitó esa interpelación a la dirigencia y a cielo abierto. Lo mejor que dejó la jornada fue la enorme multitud de trabajadores y trabajadoras, estudiantes, científicos y hasta empresarios agredidos por las políticas de Macri, que ganaron la calle para expresar su descontento. Por supuesto que los discursos de los tres chiflados y el final del acto son los que terminaron dando la nota del día, pero en todo caso expresan el canto de cisne de una dirigencia sindical desprestigiada y a la que el rol que le toca jugar le queda claramente grande; y debería dar de inmediato un paso al costado. El resultado está en el aire pero el triunvirato y otros líderes sectoriales quedaron deslegitimados.

Hoy les toca a las minas que marchan, en el día que las mujeres hacen temblar la tierra al tiempo que Sancor cierra cuatro plantas y deja cesantes a 500 trabajadores, lista de despedidos en otros sectores tampoco deja de crecer y el gobierno evalúa subir el IVA al 25%. El macrismo descansó durante su primer año apoyado en el relato de un pasado apocalíptico y la promesa de un futuro promiso, y volvemos al presente y futuro de sacrificios crecientes para poder gozar del bienestar después de la muerte, en la otra vida. Ese era su relato para ese presente, el momento de un sacrificio, de "pagar la fiesta", la "resaca del populismo". Qué mejor ejemplo que los dichos de la Vicepresidenta Michetti: "Los pobres se tienen que acostumbrar a ser pobres" y los del propio presidente: "¿Qué es eso de universidades por todos lados?".

 
La sociedad les demanda ahora que abandonen su cinismo, sus apelaciones al pasado o el futuro y se ocupen del presente. Cambiemos debe cambiar antes de que la demanda sea por un nuevo cambio. Pero al parecer siguen en su mundo de fanstasía, siempre fuera de la realidad, tal como las declaraciones del jefe de gabineta, delirante y cínico Marcos Peña, que dice que el plan económico de Macri se basa en la esperanza y no en la paciencia de los trabajadores. "Hay una mayoría de los argentinos que tiene la esperanza en que podamos desarrollar las cosas de una manera distinta de lo que hemos hecho hasta ahora", y si siguen así, desligados del pueblo y la realidad, se imaginan el futuro que tendràn.

Que el helicóptero estè listo...


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Lo más visitado en el mes

Aclaración...

Este espacio se reserva el derecho de publicar sobre cualquier tema que parezca interesante a su staff, no solamente referidos a la cuestión musical sino también a lo político y social.
Si no estás de acuerdo con lo expresado podrás dejar tu comentario siempre que no sea ofensivo, discriminador o violento...

Y no te confundas, no nos interesa la piratería, lo nuestro es simplemente desobediencia civil y resistencia cultural a favor del libre acceso al conocimiento (nuestra música es, entre otras tantas cosas, conocimiento).